Reflexión

Neón

Artículo publicado en el suplemento “El perseguidor” del Diario de Avisos

El leitmotiv tiene que ser nada, con humor. Una nada que estructura en torno a ella lo que quiera que escribas. Como un neón en medio de la noche, casi da igual lo que el neón diga. Solo sirve para recordar dónde estás, para recordarte que es ahí donde estás. El leitmotiv es un parpadeo de neón. Una lucecita que nos recuerda, de vez en cuando, como por sorpresa, humorístico, dónde nos encontramos. El leitmotiv es una cachondada que estructura en torno a sí pero otorga una inmensa libertad. Un neón en medio del bosque, en la oscuridad de la noche, no importa como atadura sino como liberación; aunque te pretenda, el neón es una referencia de todo lo contrario, de la inmensa posibilidad de no aceptar su proposición. El neón nos libera, por eso mola; o nos seduce, por eso mola, también; aunque no sea nada más que una luz cuyas letras casi no importan, o mejor si no importan: mejor si sus letras son lo suficientemente nada. En cualquier caso, el neón es “algo” –cómo no— cuando es en medio de la oscuridad del bosque, una nada que te hace libre, porque cuando no hay neón, el bosque te atrapa, y el bosque sí que es. Leitmotiv significa, etimológicamente, guiar (si estructurará, pues, la “guía”) y motivo: el motivo que guía. Andy Warhol es un neón, por eso su obra nos seduce y por eso su obra es un poco nada. El leitmotiv no es un mcguffin, aunque a veces, por su nada, lo parezca. En Setecientos millones de rinocerontes, de Manuel Vilas, el leitmotiv es ese, setecientos millones de rinocerontes: se anuncia en el mismo título del libro, y es nada, pero es una forma de ser nada, la suya, la de esos setecientos millones de rinocerontes, que bien podría ser todo. Es todo, esa nada. Setecientos millones de rinocerontes es un neón, un leitmotiv, que nos hace libres. Libera a Vilas cuando escribe y nos libera a nosotros cuando leemos. A partir de un leitmotiv, la mayor hipérbole es posible, y Manuel Vilas es un escritor al que le gusta exagerar mucho, a sabiendas de que exagera, humorístico. Es un escritor hiperbólico. Exagera hasta salirse, lejos, de la realidad. La hipérbole le ayuda a separarse del mundo para poder mirarlo desde otro sitio. El bosque no lo atrapa. El neón es una referencia absurda, cachonda, cool, en Vilas. A éste (al neón) tiene Vilas que volver, pero, desde éste, puede irse todo lo lejos que quiera, aunque tenga que regresar para mostrar el neón, de nuevo, alguna vez; el parpadeo. Habiendo leitmotiv, el bosque es mucho más ligero. El leitmotiv es publicitario, por eso está bien, debe ir en el título. El leitmotiv vende, es un recurso que casa con el sistema económico en el que vivimos, el capitalismo, por eso funciona tan bien en una literatura que dialoga con la contemporaneidad. El leitmotiv es estructura fina, en el sentido de delgada. A partir del leitmotiv “todo vale”. Tal vez no fuese esa una mala definición para alguna literatura, “literatura del todo vale”, la literatura que nos hace posible la ilusión de que “todo vale” (ilusión porque no es cierto, no “todo vale” ni siquiera en la literatura del “todo vale”, en la que pareciera que “todo vale”). Estaba pensando en cierto Conejo ciego en Surinam, de Miguel Antonio Chávez, y también en España, de Manuel Vilas. Y en Francisco Umbral, que en sus artículos hace que todo salte por los aires, hasta el neón. Hay algo rabiosamente contemporáneo en esa ilusión de que “todo vale”. “Todo vale” es, también, expresión de libertad. Parece muy moderno porque entronca bien con cómo somos hoy; pero también es tradición, el leitmotiv, también tiene su peso, su solidez, aunque surta el efecto de aligerarnos tanto. El propio término, leitmotiv, surge para definir cierto recurso repetitivo en la obra musical de Wagner. Además, fue un recurso muy utilizado en el teatro del absurdo: Samuel Beckett. Y es jazzy, el leitmotiv, es natural que la literatura de hoy que lo contiene nos resulte tan free.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s