Opinión

Cobardía y decadencia

“España vendió más de 720 millones en armas a Arabia Saudí, Catar y Kuwait en los últimos tres años”, leo en información de Infolibre. Y sabemos que desde estos 3 países se ha financiado al DAESH. Al final va a resultar que somos nosotros mismos los que armamos al DAESH. ¿Seremos nosotros también quienes les compramos el petróleo mediante el que se ha financiado (aunque ahora menos)? Anoche le preguntaron a un “experto” (en TVE) explícitamente por quién compra ese petróleo, y se quedó mudo. Mudo mudo. Cuál de los nuestros será…

El problema es que así no se defienden nuestros valores, al contrario, esto es pura decadencia de valores: los valores no se defienden ni vendiendo armamento al mejor postor ni claudicando en lo fundamental de esos valores (libertad, igualdad, fraternidad) al menor atentado. Claudicar en lo esencial es de cobardes, suele decirse que es preferible morir de pie que de rodillas, y lo que ha pedido Hollande es que los franceses se arrodillen (renuncien a sus valores) sin necesidad. El DAESH lo celebra, la reacción de Hollande valida su estrategia, han conseguido que la mismísima Francia se tambalee en lo fundamental, así que a seguir. Pero no es el DAESH el que obliga a Francia a claudicar en lo fundamental, no militarmente, no tienen esa capacidad ni de lejos. Francia lo hace voluntariamente. Y es que lo de vender armas y comprar petróleo (a DAESH), como estamos haciendo, está íntimamente relacionado con esa renuncia de valores, en una perversa espiral: Hollande pide a Francia renunciar a sus valores… para militarizarse, así que encima de todo está el poder del dinero de las armas, tanto en la política hacia afuera como en la política hacia adentro. Es la decadencia. El nihilismo. Vamos camino de la nada.

Hay nihilismo en los terroristas, pero no hay menos nihilismo en nosotros. En realidad, los yihadistas y nosotros somos la misma cosa (franceses que atentan en Francia, contra Francia, contra sus valores): seguramente no hay nada que alimente más el nihilismo de un chico francés que darse cuenta de que le están vendiendo una milonga (Libertad, Igualdad, Fraternidad: mira alrededor y dice Pufff). Así, Francia es un gran productor de yihadistas. Al parecer, de entre los terroristas, el porcentaje de chicos que se han radicalizado por la religión es mucho menor que el de los que se radicalizan por “otras razones”, y en Inglaterra hay un porcentaje elevado de jóvenes no musulmanes que simpatizan con el DAESH. Así que tenemos un problema y no es el Islam en sí. El terrorismo yihadista se está pareciendo demasiado al joven estadounidense que un buen día entra en su instituto disparando a sus compañeros y profesores. ¿O no? Nihil significa “sin hilo”.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Cobardía y decadencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s